Cuando contratamos a un empleado o a una empleada de hogar, siempre hemos de darle de alta para formalizar la relación, independientemente del nº de horas que vaya a trabajar en nuestra vivienda, de las labores domésticas a realizar y del tipo de contrato.

Dar de alta a una empleada de hogar es una responsabilidad y obligación que  corresponde al empleador a efectos de la Seguridad Social y que puede conllevar sanciones con multas elevadas en el caso de no tramitarla, además de tener que pagar las cuotas no abonadas a la Seguridad Social durante todo el tiempo de trabajo del personal sin contrato. 

¿Dónde se puede gestionar el alta de una empleada de hogar?

Estos trabajadores se integran en el denominado Sistema Especial para Empleadas de Hogar del Régimen General de la Seguridad Social y su alta, que no es difícil de tramitar pero que requiere dedicar un cierto tiempo, se puede gestionar de dos formas:

  • Por internet, accediendo a la página web de la Sede Electrónica de la Seguridad Social, sin tener que desplazarse a una de sus oficinas.
  • En una oficina de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) de tu localidad.

Documentos necesarios para dar de alta

En ambos casos deberemos de cumplimentar lo siguiente: 

  • Datos del empleador: datos personales, DNI, domicilio, Código de Cuenta de Cotización (CCC), datos bancarios para la domiciliación del ingreso mensual de las cuotas de la cotización, etc.
  • Datos de la empleada de hogar, rellenando el Modelo oficial TA2/S-0138: datos personales, DNI o pasaporte, Número de la Seguridad Social (NUSS) y documentación en regla, asegurándonos previamente de que puede ser contratada por ser mayor de edad y, si es extranjera, con autorización vigente para residir y trabajar en España.
  • Si la empleada no tuviese todavía un nº de afiliación, necesitaría gestionarse también al mismo tiempo, rellenando el Modelo TA 1.
  • Copia del contrato de trabajo, que siempre ha de formalizarse por escrito entre ambas partes (salvo para servicios puntuales de menos de 4 semanas de duración), e información sobre la relación laboral (jornada acordada, nº de horas diarias, remuneración mensual, fecha de inicio, …). 

Cuando es la primera vez que contratamos a una empleada de hogar, sólo en este caso, el empleador también tendrá que presentar el Modelo oficial TA.6-0138 HOGAR de solicitud de Código de Cotización (CCC), el cual sirve para identificarle como “empresario solicitante” y que ya se mantendrá aunque haya cambios posteriores de empleado o incluso se contrate a más de una persona. 

Si no se dispone del CCC del empleador o del NUSS del empleado, ambos se podrán obtener vía Sede Electrónica a través del servicio denominado de “Inscripción y asignación de CCC para empresario individual” y del servicio de “Asignación de número de Seguridad Social” respectivamente.

El alta y los trámites requeridos de la cotización los debe de realizar el empleador antes de la fecha de comienzo de la actividad laboral, con una antelación máxima de 60 días. Solamente cuando el trabajador dedique menos de 60 horas mensuales a dicho empleador, este alta, así como su baja posterior y otras modificaciones, también podrá gestionarlo directamente a la empleada de hogar, previo acuerdo con el empleador, responsabilizándose en este caso de facilitar su nº de cuenta bancaria para la domiciliación de la misma y del ingreso de su cuota respectiva a la Seguridad Social. De todos modos, ambos, empleador y empleado siempre deberán de firmar cualquier solicitud de alta, baja o modificaciones del contrato original.

Si por cualquier razón el empleado no continúa y se rompe la relación laboral, el empleador podrá solicitar la baja de ese trabajador sin depender de que éste se encargue de realizar este trámite, para asegurar la comunicación a la Seguridad Social del fin de la relación y así evitar (cuidado con esto) que sea responsable subsidiario por el posible impago de las cuotas del empleado. 

Además del alta, si necesitamos comunicar una modificación de datos (horas de trabajo, salario, tipo de contrato, otra información relevante) o incluso la baja de un empleado en el Sistema Especial para Empleados de Hogar, también lo podemos tramitar en la web de la Sede Electrónica, pero en este caso, importante, como muy tarde en los tres días naturales posteriores a la finalización del contrato laboral, o de la modificación o entrada en vigor de las nuevas condiciones.

Si se diese el caso de que una empleada finalmente no inicia la actividad para la que fue contratado o la acaba después de lo reflejado en el contrato, también se puede realizar por Sede Electrónica esta gestión de “eliminación de altas y bajas previas de trabajadores en el Sistema Especial para Empleados de Hogar”, pero siempre ha de comunicarse antes de las fechas de alta o de baja previamente informadas para dicho inicio o finalización de la relación laboral.

Otros puntos que puede ser de tu interés en todo lo relacionado con el alta y el contrato laboral: 

En el contrato de trabajo se suele acordar un periodo de prueba con una duración máxima de dos meses, tiempo durante el cual cualquiera de las partes puede resolver la relación sin reclamar nada a cambio, y si la decisión es del empleador, éste no deberá de pagar ningún tipo de indemnización.

No es obligatorio hacer una nómina mensual al empleado, pero sí que al menos se le debe de entregar un justificante de pago, que además servirá para acreditar esos importes ante cualquier hipotética reclamación futura.

La cotización o cuota a pagar tanto por el empleador como por el empleado estará en función del salario mensual pactado entre ambas partes, al cual hay que sumar, para calcular el importe total, la cuota correspondiente a la Seguridad Social, con un tipo de cotización del 29,80%, que se desglosa en un 23,60% para el empleador por contingencias comunes, más un 1,50% destinado a contingencias profesionales (también abonado íntegramente por el empleador), y el 4,70% restante que corre a cargo del empleado. En su primer alta como empleador, éste podrá beneficiarse de una bonificación del 20% en su cuota, pero sólo en la parte de cotización por contingencias comunes (sobre el 23,60% mencionado anteriormente)

Aquí te dejamos más información por si quieres ver la tabla de retribuciones, bases de cotización y cuotas de 2020.

Normalmente el empleador paga todo el importe a la Seguridad Social y éste a su vez descuenta su parte al empleado, salvo en los casos en que el trabajador tramita directamente su alta, y entonces será el encargado de liquidar su cuota. Conviene recordar, como hemos expuesto anteriormente, que la responsabilidad por el incumplimiento de la obligación de cotizar corresponde al propio empleado/a pero, subsidiariamente, al empleador, salvo que éste demuestre que entregó al trabajador las cantidades para el pago de su parte de cotización. 

En la contratación de este tipo de servicios no se cotiza cantidad alguna por desempleo, ya que el Régimen de Empleados de Hogar no tiene esta cobertura. 

La base de cotización en empleadas de hogar es la que establece la cotización de la empleada a la Seguridad Social, sobre la que se calcula su 4,70%. Esta base está directamente relacionada con el salario (y lógicamente con el número de horas trabajadas), pero no coincide exactamente, sino que se calcula por tramos salariales, y es el importe que también sirve de referencia para calcular y pagar prestaciones de diferente naturaleza, como maternidad, incapacidad temporal, jubilación, etc. 

Si quieres ahorrarte todos estos trámites, desde Emplea Hogar te ayudamos a elegir a la candidata idónea y nos encargamos de realizar el alta de la empleada de hogar en la Seguridad Social para que no tengas que preocuparte por nada ¡Contáctanos!

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte?